Ay, Babilonio que marea

Ay, Babilonio que marea

Teatro Arriaga

Música y conciertos

Sobre este evento

En 1917 aparece una nueva voz en el Diccionario de la lengua Española: sicalipsis. Si ustedes buscan el origen de la palabra, la RAE les dirá que es una creación arbitraria, aunque algunos académicos basan su etimología en el idioma griego. (Les animamos a que realicen una sencilla búsqueda en internet para saber qué conceptos une la palabra en cuestión). Partiendo de esa referencia, llegamos al género sicalíptico, que se puso de moda en los escenarios más populares de Madrid a principios del siglo XX. Imaginemos cómo serían aquellas tardes de teatro por horas, el chotis, la Gran vía, los incipientes círculos anarquistas conviviendo la monarquía; la actividad huelguística y el movimiento obrero mientras se estrenaba La corte de Faraón, con el general Putifar y el casto José. Seguro que eran noches de tabernas, cafés, serenos, y farolas encendidas. Esta noche queremos recordar aquellas noches de picardía castiza y espontánea. La música y su eterno poder evocador nos llevarán por los salones de baile a media luz y por las salas abarrotadas de un público dispuesto a reír y entregarse al irreverente disfrute de corte vodevilesco. Y sobre todo, el Teatro Arriaga quiere cerrar la temporada brindando una noche de diversión, que contagie desde el escenario la alegría al patio de butacas. Para ello, el repertorio escogido incluye composiciones inolvidables de grandes Zarzuelas. Así, el público que acuda al Teatro Arriaga reconocerá algunos de los números más socarrones y gamberros de Zarzuelas que permanecen en la memoria colectiva como Los sobrinos del Capitán Grant, El dúo de la africana, La Gran Vía, Luisa Fernanda o La corte de Faraón, junto a otras joyas de lo que se denominó como género sicalíptico.