Dança sem vergonha

Dança sem vergonha

La fundición


Cine y artes escénicas Música y conciertos

Sobre este evento

“En los últimos años he descubierto diferentes formas de bailar y diferentes razones para bailar. He descubierto que mientras estaba en casa, en el ‘estudio’ y en la discoteca, había un placer común a todos los contextos que me hacía seguir bailando. Con pocos o ningún testigo, entre el formalismo musical y la expresividad emocional sin limitaciones, surgía esta danza del placer. Esta danza sin vergüenza que tal vez sólo exista en el Teatro y sólo sea posible en el cruce de varios espacios, tiempos y motivaciones: la habitación, que asocio al tiempo de la infancia; la discoteca, que asocio a la adolescencia, y el ‘estudio’, que asocio a la edad adulta. En el Teatro lo asocio al tiempo presente de los invitados y del intérprete durante la representación. Mientras bailo, esta sensación de danza es inmediata y de paso, simple y compleja, referencial y naif, seria y divertida, íntima y compartida, técnica e insospechada… todo a la vez”.